La Mujer Que No Se Sorprendía: Capitulo 3

Capítulo 3 – El despertar.

Ella se llamaba María, llevaba un vestido rosado, estaba en un campo verde, lleno de naranjos y manzanos, estaba sobre una colina, él apareció la tomo de la mano y le dijo “ahora si te sorprenderé”, y arrodillándose saco de su bolsillo un anillo de oro con un gran diamante, y dijo “Cásate conmigo María”, y respondió “pero no me llamo María”, entonces el despertó de su sueño tan revelador.

Eran las 9 de la mañana, cuando John se dio cuenta que se había quedado dormido, pensó en Don Miguel y que lo despediría si llegaba tarde a su trabajo, se vistió rápido y salió. Don Miguel lo estaba esperando furioso, es un señor grande, robusto, enojón y calvo, por excepción de unos cuantos pelitos a los lados de la cabeza, el negocio había sido de su abuelo Don Miguelon, que se lo dejo a su padre y luego paso a sus manos, no le gustaba perder el tiempo y estaba perdiéndolo sin su ayudante, que enseguida limpio todo y abrieron la ferretera.

Por otra parte la mujer estaba comprando frutas en el mercado de la ciudad, era un mercado colorido, con los frutos más frescos y variados de la región, las calles eran rusticas, con un suelo de ladrillos y los edificios de tejado, entonces apareció John que había ido a hacer un mandado de Don Miguel, cuando se la topo.

-¡Hola Extraña! Dijo vigorosamente a la mujer.

-Hola John, no esperaba verte pronto.

-Entonces te he sorprendido al fin.

-En verdad no, te vi cuando entraste a la calle, parece que Don Miguel te mando a comprar de nuevo.

-¿Cómo lo sabes? Dijo sorprendido John.

-Por la lista que llevas en la mano, tonto.

-Ah, la lista, cierto, tengo que irme, gusto en verte de nuevo, desconocida.

Y se fue apresurado a cumplir con el mandado, ella siguió comprando, cuando el volvió de comprar lo que le había pedido su jefe y de nuevo le hablo:

-Así que eres vegetariana.

-Cómo pudiste deducirlo, al ver que no compre nada de carne o pesado, si, lo soy.

-Pues no eres la única que puede estudiar a la gente, yo también tengo uno que otro poder.

-¿Poder llegar tarde a tu mandado? Por ejemplo.

-Cierto, el deber me llama, al menos se algo nuevo de ti, hasta luego.

-Ciao.

Así fue despedida de lo que fue ese día, John no volvió a verla, y pasaron algunos días sin que la pudiera volver a encontrar ni en el parque, ni el mercado, estoy le afligió ya que, estaba muy interesado en sorprenderla. Decidió escribir una carta.

Capítulo Anterior                                                                             Siguiente Capitulo

Be Sociable, Share!

Publicado por

einarenrique

Cofundador de @IcEBlueTab, Emprendedor, Programador, ISC, Geek, Trekkie. También conocido como #EinarGeek Profundamente enamorado y esposo de @Iris_Thomas