La Mujer Que No Se Sorprendía: Capítulo 5

Capítulo 5 – El otro lado del mundo

Era una mañana cuando la mujer que no se sorprende fue a comprar unas verduras para su familia en el mercado cuando John se la encontró, luego de esas dos veces que se la encontró ella regreso a casa sintiéndose algo mareada y al estar frente a su casa se desmayó, su abuelo la encontró y la llevo a un hospital de inmediato.

Cuando ella recupero la conciencia era de noche, estaba conectado a unas máquinas en el hospital San Lorenzo de la ciudad, su abuelo estaba afuera hablando con un doctor, parecía muy preocupado. Ella lo hablo y él fue corriendo para verla, le dijo que había tenido una recaída de su leucemia, que estaba muy débil aun y que mejor descansara, ella cayo dormida segundos después.

Unos días después regreso a casa, ya recuperada, su abuelo la tenía muy bien cuidada, y le dijo:

-Tienes que tener más cuidado, ahora yo haré las compras, y no debes salir sin tomar tus medicinas, te he dicho que las tomes en sus horas, sino volverás a recaer hija mía.

-Si abuelito, pero ya sabes que no me gusta tomar pastillas, prefiero curarme con plantas naturales, las pastillas solo me hacen sentir peor.

-Pero hijita ya ves lo que dijo el doctor, sino tomas tu pastilla cada 4 horas vas a volver a desmayarte, y contrabajo puedo cargarte, mis 88 años ya no son como cuando tenía 70, que te cargaba en mis brazos, y tú te sonreías cuando aún tus padres vivían juntos aun, y tu madre gozaba de salud.

-No menciones a mi padre, me abandono cuando mi madre murió, es el peor hombre.

-Nieta, para estoy yo, para cuidarte sin importar lo que haya pasado.

En esos momentos alguien tocaba a la puerta, era la señora que vendía frutas en el mercado y tenía una carta para ella, su abuelo la recibió.

-¿Que esto Doña Chencha?

-Me lo dio el joven John para su nieta, don Teófilo.

-Está bien, se la daré, ya está más despierta ahora que volvió del hospital.

Cuando le dio la carta, la leyó y le alegro el ver que aún se acordaba de ella, entonces temprano salió escabulléndose de su abuelo a casa de él, que lo había visto antes, ya que ella de todo se daba cuenta y puso la nota en su puerta. Luego regreso con su abuelo sin que este se hubiera dado cuenta de su ausencia.

-Hijita, voy al campo, volveré en la noche, toma tus pastillas y ahí comes, estas muy flaca.

-Claro abue, no te preocupes ya estaré bien.

Se fue don  Teófilo y ella solo espero que estuviera lo suficiente lejos y se vistió para salir rumbo al parque para hablar con John, olvidando sus pastillas en la casa…

Capítulo Anterior                                                                             Siguiente Capitulo

Be Sociable, Share!

Publicado por

einarenrique

Cofundador de @IcEBlueTab, Emprendedor, Programador, ISC, Geek, Trekkie. También conocido como #EinarGeek Profundamente enamorado y esposo de @Iris_Thomas