La Mujer Que No Se Sorprendía: Capítulo 10

Capítulo 10 –  La cueva secreta

Se habían adentrado a la cueva que les llevo ese extraño cristal que ahora les iluminaba el camino, habían estalactitas gigantes, pero ni un solo animal, ni una cucaracha o rata, solo ellos estaban ahí.

-Parece que no tiene fin, debemos volver amiga.

-No se miedoso John, pensé querías sorprenderme.

-Sí, pero no morir en el intento, vamos esto tiene algo de tenebroso, además siento que hay más calor aquí dentro, como si estuviéramos cerca de un… horno.

El piso ya era más duro, como si se tratase de algún metal que estuvieran pisando, habría bajado ya lo suficiente como para estar al nivel de la falda de la montaña pero no veían ninguna salida, el camino los llevo a un lugar más grande, y vieron que el piso ya no era sólido, habían encontrado agua.

-Es un manantial, dijo emocionado John.

-Al parecer sí, pero no es normal, el agua está caliente, estas son aguas termales, debemos estar cerca de un volcán.

-¿Pero cómo es posible? Esta montaña jamás ha hecho ningún problema, debe llevar más de 100 años dormida.

-Estas aguas no dicen lo mismo, quizá está despertando de nuevo, veamos si nos lleva a alguna salida este lugar, tenemos que pasar por la orilla, no sabemos cuan profundo es este lago, mientras llenemos nuestras reservas de agua.

-Claro, como me gustaría tener un barco para cruzar y navegar el manantial, imagínate los famosos que seremos al haber descubierto un manantial nosotros solos.

-Recuerda que esta roca brillante marcaba el camino, quizá alguien ya se nos adelantó, ahora solo me interesa salir de aquí.

Caminaron alrededor de las aguas, con cuidado ya que era muy resbaloso, cuando estaban a mitad del camino, ella resbalo se logró sostener pero soltó la piedra brillante, que cayó al agua, cuando vieron que algo se movía en el agua, muchas cosas, y al tocar el fondo un espectáculo asombroso sucedió, muchas más piedras se iluminaron en el fondo, y toda la cueva quedo llena de luz, habían muchos peces de formas y tamaños increíbles, algunos se escondieron de la luz, en medio vieron a alguien en un bote, era un señor barbudo, parecía dormir, se movió al percibir tanta luz, y dijo:

-Hey al fin vienen a rescatarme, soy el Doctor Stanton, llevo aquí atrapado cerca de una semana, comiendo solamente carne seca y agua de este manantial, me mantuve a oscuras porque los peces intentaron atacarme mientras tenía la luz encendida, intentaba estudiar a los peces y se comieron  mis remos,  solo quede esperando a que alguien viera mi señal de la piedra brillante encontrada en esta misma cueva, si tan solo tuvieran una soga y me la arrojaran para volver a la orilla.

-Al parecer se ha metido en un gran problema Doctor, pero lo ayudaremos, tenemos una soga lo suficiente larga para tirársela y arrastrarlo de vuelta.

-Eso haremos, dijo ella, y perdón por no presentarnos somos John y… su amiga.

John que por un momento pensó que escucharía su nombre, pateo una roca que hizo que la luz fuera apagándose. Entonces se escuchó un ruido de algo grande moviéndose del otro lado de la cueva.

Continuará…

Capítulo Anterior                                                                            Siguiente Capítulo

Be Sociable, Share!

Publicado por

einarenrique

Cofundador de @IcEBlueTab, Emprendedor, Programador, ISC, Geek, Trekkie. También conocido como #EinarGeek Profundamente enamorado y esposo de @Iris_Thomas