La Mujer Que No Se Sorprendía: Capítulo 7 Parte 2

Capítulo 7 Parte 2- Esa Noche

Eran muchos murciélagos que pasaron junto a ellos, dejándolos sin poder ver qué pasaba, quizá unos cientos, al terminar de salir, recogieron la luz y vieron que había un antiguo lugar de torturas, con cadenas, artefactos metálicos con muchos clavos y una mesa que parecía haber tenido a alguien leyendo últimamente pues sobre ella estaba una vela con la cera caliente aun escurriéndose, y solamente se veía un libro abierto de muchos que ahí se veían, decía una línea en especial: “Traerlos a la trampa para entregarlos al señor de las tinieblas” era un libro negro que su portada decía  Necronomicón y los otros libros decían Magia Negra, Brujería, Satanismo, entre otras cosas, al parecer habían caído en una trampa o algo parecido.

-Algo me huele mal aquí, dijo ella.

-Claro que sí, alguien quiere matarnos, eso anda mal.

-No tanto así, es como si esto fuera puesto para que lo viéramos y temiéramos.

-Pues yo creo que debemos de salir de aquí antes que nos sacrifiquen en nombre de satanás.

En eso un leve ruido hubo en el fondo de la habitación, alumbraron ahí y se veía la puerta que antes habían escuchado, estaba media abierta y estaba aplastando una cadena oxidada, cuando un brillo se vio dónde estaba entreabierta, era alguien que estaba observándolos.

-¿Quién anda ahí? Grito ella.

Se escuchó la cadena arrastrarse y la puerta se cerró completamente, al llegar a ella, estaba cerrada por dentro y no se oía ningún ruido, entonces de nuevo algo perturbo la calma cuando examinaban alrededor, arriba se escuchaba como alguien quería cerrar la entrada a la escalera, corrieron para no quedarse atrapados, y allí encontraron a alguien totalmente de negro con una capucha queriendo poner una madera y una piedra para dejarlos ahí encerrados, cuando dice con una voz infernal:

-No podrán escapar de aquí ahora, estarán atrapados hasta su muerte en la próxima luna nueva, cuando los sacrificaremos en nombre del señor oscuro, ja ja ja ja.

En un rápido movimiento, tomo la lámpara de las manos de John y la lanzo a la cabeza del verdugo, tan fuerte que le tumbo la capucha y se vio la cara de su opresor, era Pepe, uno de los conocidos de John, ella lo había visto antes con el platicando.

-AJA, lo sabía, esto es una broma que tú querías hacerme para intentar asustarme, pero de nuevo fallaste.

-¿Qué?! ¿Pero cómo te has dado cuenta?

-Es fácil, cuando oí el ruido simulaste haberte sorprendido pero sabias que algo así iba a pasar, a eso me estabas llevando, y cuando entramos la madera era reciente como esas que hay en la tienda de Don Miguel, y el libro negro, buen intento, pero es bien sabido que solo son cuentos de terror, he leído mucho ¿sabes?

-Lo siento, quería poder sorprenderte al fin, vámonos, está haciéndose muy tarde.

-Oigan, no me dejen aquí tirado, dijo Pepe que tenía un chipote en la cabeza a causa de la lámpara que dio en el lugar exacto.

De nuevo la mujer seguía sin sorprenderse.

Capítulo Anterior                                                                             Siguiente Capítulo

La Mujer Que No Se Soprendía: Capitulo 7 Parte 1

Capítulo 7 Parte 1- Esa noche

Era casi la media noche cuando frente al panteón estaba John esperando a su amiga para que se presentara, había planeado que si él no podía sorprenderla, los fantasmas de ese lugar lo lograrían, o eso pensó, en eso escucho que alguien se acercaba, era ella, y se veía mejor después del incidente ocurrido más temprano, iba vestida de negro, y sin la mínima muestra de miedo en su rostro.

-Hola al parecer si tuviste el valor de venir.

-Claro, ¿por qué no? Solo es un cementerio, todos sus inquilinos ya están muertos.

-¿No te da miedo que pueda salir algo ahí dentro?

-No, no lo creo.

-Bueno entremos por el muro de la derecha.

Era una noche oscuro, solamente alumbraba unos cuantos focos de la calle que daban una luz naranja, los vecinos ya estaban durmiendo y no había nadie afuera, ese día no había ningún guardia cuidando ahí, solamente se escuchaba el ruido del aire soplando las hojas de los árboles en el panteón, treparon el muro con unos huecos en él, al estar al otro lado estaba aún más oscuro, John saco su lámpara e ilumino el camino, anduvieron lentamente sobre algunas tumbas, de los Pérez y los Camacho, según las inscripciones que vieron, John ciertamente tenía un poco de miedo, mientras que ella no se inmutaba.

-Hey, es por aquí, ya estamos cerca.

-¿Adónde piensas llevarme?, llevamos casi media hora ambulando entre tumbas y ningún muerto se ha levantado, dijo ella riéndose.

-Ten paciencia, ya verás algo que si te sorprenderá.

Entonces él tropezó con algo que había agarrado su pie, se puso pálido al sentir que algo lo había tumbado, un frío se sintió en todo el lugar y su lampara cayo un metro y medio lejos de él, ella la recogió, y alumbrando a su pie, vio que solamente era una raíz que se había atorado en su pantalón.

-Levántate, no es nada, deja de ser tan miedoso, nada puede pasar aquí, esta desolado.

En ese instante se oyó un ruido a unos metros de ahí, alguien o algo había pisado una rama, y luego se había escondido entre un mausoleo abandonado, al percatarse ella se dirigió hacia allá, pero estaba muy difícil llegar entre tumbas y enredaderas que impedían el paso, tuvieron que rodear el lugar, al fin estar ahí ilumino una inscripción que decía: “AQUÍ YACE E…EL”, las letras de en medio del nombre estaban borrosas, por lo que no se podía entender, y debajo había un letrero de madera que había sido tirado “PELIGRO, NO ENTRAR”, cosa que no hizo caso ella y entro con John muerto de miedo, ahí se veía un antiguo sepulcro donde no había nada más que polvo y telarañas, en el fondo se veían unas escaleras y dentro se alcanzaba a ver una luz.

-Ten cuidado, dijo John con cierto miedo.

-No te preocupes, se lo que hago, bajando las escaleras rusticas.

Casi llegando abajo, la luz se apagó y solamente se escuchó el ruido de unas cadenas que se arrastraron, y una vieja puerta metálica cerrarse, cuando de repente algo los ataco…

Capítulo Anterior                                                                             Siguiente Capítulo